fue añadida al carrito correctamente

El lujo está en Hvar

Por 25 julio, 2017 Con-Tenedor Sin comentarios

Esta isla de difícil pronunciación y complicado acceso, ya que no dispone de aeropuerto y hay que volar a Split o Dubroknik y luego embarcar cerca de dos horas en un catamarán de la compañía Jadrolinija, se ha convertido en el “hotspot” del verano en el Mediterráneo. Se encuentra en Croacia, se dice “Juar”, y es el lugar al que acuden a pasar sus vacaciones personajes como Beyonce, Giorgio Armani, Bill Gates, Clint Eastwood, Kurt Russell o Kevin Spacey.

Lo cierto es que es preciosa. Tiene muchas similitudes con Ibiza, por sus increíbles atardeceres, la marcha que hay en la capital, y porque hay decenas de calas a las que solo se puede acceder por mar. Bueno, eso, y que ambas tienen en sus costas atracados yates de lujo que quitan el hipo.

Pero volvamos a la vida real. La isla merece la pena, su costa enamora, y si lo deseas puedes respirar tranquilidad. Es un lujo relativo porque paradójicamente no hay hoteles de cinco estrellas en Hvar. El más “lujoso” es el Amfora Grand Beach Resort. Luce mucho su piscina en cascada con tobogán y cuenta con un Beach club con cabañas privadas y camas balinesas muy solicitado.

Comer bien no es tarea fácil en esta isla para los que viajamos desde España, acostumbrados a una rica despensa y a muchas cocinas regionales. Merece la pena Dalmantino, para disfrutar de un pescado o de una carne, que preparan bien, se disfruta también en Black Pipper, y si quieres darte un respiro mediante cocina fusión puedes ir con tranquilidad al Sushi & Oyster bar Rozeta, con buen ambiente y una sabrosa cocina nipona. En Milna es muy recomendable para comer pescado Konoba Lambik, y muy cerca  un chiringuito en una de las calas más bonitas de la isla. El bar se llama Oaza y allí puedes comer cigalas, gambas y pescados a la brasa.

Merece también la pena escaparse hasta la cercana playa de Palmizana, en la vecina isla de St. Klement, donde puedes comer en el restaurante Zori o tomar un cóctel en el lujoso beach club Langanini. Tambien es muy bonita la playa de Stiniva, en la isla de Vis, aunque el exceso de barcos de recreo y lo cerca que les dejan posicionarse impide unas mejores vistas. Pero los dos centros neurálgicos de la marcha están concentrados en el Hula Hula Beach al atardecer, donde es un espectáculo ver la puesta de sol, y en el Carpe Diem, feudo de las “celebrities”, al que cada noche acuden en sus barcos a beber y bailar sin la mirada de los paparazzis.

No os preocupéis por el transporte porque hay “taxi boats” que te ponen en poco tiempo en cualquier lugar que te puedas imaginar. De hecho no recomiendo alquilar coche por que no merece la pena, prácticamente no lo necesitarás en las islas.

Entre los “must” que hay que ver están la Green Cave, en la que además te permiten pegarte un baño, y la Blue Cave, un lugar con el que la naturaleza ha querido ser generosa y permitir que entre luz por debajo del agua convirtiendo la cueva en un luminoso lugar azul.

La isla de Hvar es un paraíso terrenal, un pedacito de cielo en la tierra, un lugar donde además existe una fortaleza española con las mejores vistas que te puedas imaginar. Muchos habanos fumé estos días. Cada terraza era más apetecible que la anterior.

 

Artículo de David Fernández-Prada para www.clubpasionhabanos.com

Déjanos tus comentarios

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, la navegación por nuestra página web, así como su uso, analizando con carácter adicional su navegación. Si continúa dentro de nuestra web acepta su uso, pudiendo obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración en nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies